Ratas de Gobierno
Uncategorized

Ratas de Gobierno

El pasado 19 de Septiembre  de este año, un gran temblor o terremoto impacto a la Ciudad de México  causando daños que no se veían en nuestro país desde el terremoto de 1985, terremoto que se dio el mismo día tan 32 años antes, un coincidencia que ha confundido e intrigado a muchas personas por su casualidad, aunque para mí las casualidades simplemente no existen.

Tras este terremoto, más de 50 estructuras de vivienda como edificios se vinieron  a bajo dejando a muchas personas sin vivienda y con pérdidas de familiares, una combinación que solo con una muy profesional ayuda psiquiátrica podría remediarse, para lo que es imperativo la participación científica en esta tremenda tragedia.

Algo positivo dentro de lo negativo de esta horrenda situación, es el hecho que hemos visto aunque no notado que todas las estructuras metálicas y construcciones modernas sobrevivieron a la perfección esta catástrofe lo que nos dice que la tecnología moderna en construcción es una que sirve y sirve muy bien por lo que es imperativo seguir invirtiendo en  este tipo de tecnologías de ingeniería y nunca dejarlas a un lado por intentar economizar.

Estas construcciones, en su gran mayoría, si no es que en su totalidad, han sido proyectos de la iniciativa privada que ha probado, después de esta tragedia mayor, ser la que sostiene al país mientras que el gobierno mexicano ha probado ser mucho peor de lo que todos pensábamos y esto es decir mucho ya que la reputación de aquella banda de ladrones asesinos  es muy conocida tanto por la ciudadanía como por todo el mundo quien tiene una bajísima opinión del gobierno mexicano.

Era tan solo cuestión de tiempo el ver la calaña de dinosaurios  de la cual esta conformado el gobierno nacional y también se mostro muy claramente de lo que la ciudadanía es capaz de hacer, una ciudadanía que cautivo al mundo con su solidaridad entre ellos mismos.

Me parece que es momento para los mexicanos entender que el gobierno trabaja para la ciudadanía ya que somos los ciudadanos quienes pagamos sus salarios a costa de altísimos impuestos que se nos exige, impuestos que son enteramente robados y utilizados de manera completamente errónea por no decir sucia. Me resulta impresionante como ninguno de los partidos quería dar absolutamente nada de su presupuesto de campaña para ayudar a la ciudadanía.

Esta sub-clase  de personas merece ser destituidos de su cargo ya que por la vía pacifica o violenta, es hora de que el suelo mexicano sea gobernado por personas decentes, trabajadoras y honradas, algo que nunca ha sucedido en nuestra historia como país.

Espero en Dios, que la ciudadanía de un país tan vasto como lo es México no se olvide de este momento y en el momento que observamos cara a cara el verdadero rostro de las ratas que rigen las leyes de este país