Injusticia de Vida
Uncategorized

Injusticia de Vida

Hace unos días, en nuestro laboratorio, sucedió algo con una de nuestras empleadas que a nadie le pareció justo. Resulta ser que su esposo el abandono por otra mujer más joven cuando ella ha sido una excelente esposa; es una mujer muy hermosa; y le ayudo en sus momentos más obscuros de pobreza. Sin embargo, al encontrar la fortuna, de algún modo u otro, decidió abandonarla para remplazarle con una mujer 10 años más joven. A las personas en el laboratorio enterarse de esto, muchos se indignaron diciendo que como es posible que esto sucediera si la vida es justa. Esto simplemente se debe a que la vida no es justa.

El tema de la justicia de la vida, es uno que ha sido discutido y debatido por al menos los últimos tres mil años, donde se han dado muchos puntos de vista, algunos honestos y otros debido a conveniencia propia debido en gran medida a que la justicia les ha sonreído injustamente.

En primera instancia, si es que queremos hablar sobre este tema, debemos de entender muy bien que no existe una vida como tal ya que el mundo está formado, en el plano humano, por muchos micro-vidas pertenecientes a billones de seres humanos. El decir que la vida es o no justa es un elemento sobre -generalizado que requiere de un análisis mucho más profundo.

Para hacer este análisis es necesario concentrarnos de manera concentrada en muchos casos individuales para después poder formar un promedio matemático aterrizado cuyos resultados nos darán un aproximado de que tan justa o injusta es la vida, de lo contrario esto es solo especular y como todos sabemos las especulaciones son peligrosas y no dignas de ser tomadas en cuenta por su falta de fundamentos.

Este es un tema que desde muchos años antes de que sucediera este evento tan desafortunado a nuestra compañera, tanto así que yo si he conducido experimentos medibles para determinar si es que la vida o mejor dicho, las vidas, son o no justas.

Mi experimento ha sido practicado en más de 42 personas y en 40 de modo completo.

Los elementos de mi experimento para obtener son:

Edad:
Ocupación:
Situación Económica:
Estado Civil:
Acciones pasadas y Situación presente:

Cada examinación de este tipo requiere una especial atención al detalle; veracidad de testimonios; y acciones de terceros para poder formar una hipótesis competente e imparcial.

Tras todos estos experimentos, he concluido por medio de evidencia dura, que la vida no es justa ni injusta sino que la vida de algunos es justa mientras la de otros es injusta lo que puede significar en un plano más grande, como en un concepto de vida general – a lo que llamábamos inicialmente vida- que es la conglomeración de muchas vidas y su justicia, que la vida en general no es justa ya que un concepto justo no puede tener componentes injustos.