El Reflejo de la Formalidad
Uncategorized

El Reflejo de la Formalidad

Hace unos días tuvimos una junta con varias empresas de eventos para contratar a alguna que pueda manejar los desafíos de nuestros eventos a lo largo del año, ya que este es uno donde tendremos más eventos que en cualquier momento de nuestra historia, lo que significa que esta decisión sería una de suma importancia.

En aquellas juntas, por supuesto, yo no tengo un papel decisivo sino que me dedico simplemente a observar y a tomar notas, notas que después debo proveer al director de nuestra empresa y asegurar que tenga todos los detalles de cada junta, ya que de los detalles depende el gran éxito o el  o el gran fracaso.

Nuestro director es un hombre muy rígido con algunas cosas pero flexible en otras algo por lo cual le es difícil ganarse a todos los altos ejecutivos debido a que unos son rígidos donde él es flexible y otros son flexibles donde él es rígido , sin embargo aquel balance funciona bien y la empresa es un monstruo.

Nuestro director es una extraña combinación de absoluta modernidad y vanguardia en el modo de trabajar y de ultra conservatismo en la forma de presentarse, de vestir y de comportarse en público, ya que él dice que todo está en las conexiones y en la imagen que uno proyecta, algo que me he dado cuenta que es muy cierto a través del tiempo.

Esto fue algo que se me explico desde el primer momento en que entre a la empresa por lo que también es algo a lo que he puesto mucha atención desde entonces y ahora rayo probablemente en la exageración ya que me auto exijo mucho a mi mismo en este sector tanto en público como en privado.

Algo que he notado mucho en la vestimenta formal de muchas personas, o de muchos hombres en particular, es el mal uso que por lo general utilizan en el color de los zapatos, específicamente cuando de café y negro se habla, algo que aunque parezca  exagerado es sumamente importante para un ojo riguroso.

Zapatos cafés son exclusivamente para ocasiones y eventos informales , es decir para uso del fin de semana cuando uno se encuentre en una situación algo relajada , aunque tienen un tinte de formalidad en situaciones informales , algo por lo cual siempre es necesario tener , si es posible , al menos dos pares de zapatos de color café.

Sin embargo, un hombre de buen vestir, debe saber que los zapatos de color café nunca deben de ser utilizados en ninguna situación formal como una junta de negocios ,  funerales , bodas , graduaciones , premiaciones militares etc…

Solía antes pensar que esto no solo era una exageración sino que era una banalidad , no obstante me he dado cuenta con el paso del tiempo y con el transcurso de las eventos , que la mayoría de las veces uno viste como trabaja , es decir si uno viste informal , informal trabaja y viceversa.