El mejor regalo para mi novio
Uncategorized

El mejor regalo para mi novio

Mi novio es de esas personas que ponen atención en cada detalle de la relación, por lo que en alguna fecha importante donde se dan regales, me sorprende con algo inesperado y que es de mi completo agrado. Yo soy todo lo contrario, a veces le obsequio cosas que sé que le gustan pero no le sorprende tanto, como si ya se lo esperara, por eso para su cumpleaños decidí esforzarme y provocarle la mayor alegría posible.

Por obra y gracia del destino me enteré que Carlos Ruiz Zafón iba a venir a México, específicamente a Guadalajara. Al escucharlo en las noticias el nombre se me hizo conocido, pero no lograba recordar dónde, hasta que un día en la casa de mi novio lo leí en el lomo de uno de sus libros. En ese momento recordé que uno de los libros del señor era su favorito, se llama ‘La sombra del viento’. Decidí tomar su libro favorito, mejor dicho, robar, y lo eché en mi bolsa sin que se diera cuenta. Sólo rezaba porque no se diera cuenta, ya que es muy protector con sus libros. Cuando se acercaba la fecha en la que el escritor iba a estar dando autógrafos y una plática, le dije que me iba a ir de vacaciones con mi familia, por lo que no podríamos vernos en un par de días. Mentí. La verdad es que acudí a una empresa que hace préstamos rápidos para poder juntar el dinero suficiente e irme. Y así me fui, con lo justo para ir y regresar con su libro autografiado y darle el mejor de los regalos. Estaba segura que ahora sí iba a sorprenderlo.

Llegó el día de su cumpleaños y lo festejamos primero con su familia y después con los amigos. Ya en la noche era mi hora para sorprenderlo. Decidimos desvelarnos viendo una de sus películas favoritas, obviamente de superhéroes y la cual no es de mi total agrado, pero ya era hora de que él pudiera elegir. Al terminar le dije que si me prestaba su libro de ‘La sombra del viento’ para empezar a leerlo, ya que me lo había dejado en la escuela. Fue a su cuarto y bajó corriendo asustado, gritando que no lo encontraba. Peor su rostro cambió cuando lo vio sobre la mesa de centro de la sala, adornado con un moño. “¿Qué es eso?”, me preguntó. Le respondí que era su regalo de cumpleaños. Lo abrió y sus ojos quedaron enormes, como platos, y la boca abierta. “¿Es falso o cómo?”, me cuestionó. Yo sólo entrecerré los ojos pero ya me esperaba esa pregunta, pues nunca le he dado algo tan valioso. Así que saqué mi celular y le mostré un video en el que Carlos Ruiz Zafón le enviaba un saludo y le firmaba su libro. Mi novio gritó de emoción, me abrazó, me cargó y me beso. No quería soltarme, me daba vueltas por el aire mientras me decía: “¡Es el mejor regalo del mundo!”. Yo sentí que el corazón se me llenada de alegría, lo había conseguido y estaba sumamente feliz, por él y por mí. Ese día celebramos como  nunca.