El libro siempre le gana a la película
Uncategorized

El libro siempre le gana a la película

La frase más común de algunos cinéfilos después de ver una película basada en una obra literaria es que el libro es mucho mejor. Generalmente tienen razón, bueno, casi siempre. Es un hecho que los autores de novelas tienen un gran número de páginas en blanco a su disposición para crear su historia, desarrollarla al ritmo que ellos deseen y con la ventaja de que la imaginación de sus lectores es el arma más poderosa. En cambio, en el cine sólo cuentan con una hora y media como mínimo o poco más de dos horas como máximo, pues pueden llegar a aburrir a las personas que decidieron adquirir una entrada.

Después de un día muy ajetreado buscando un lugar para mudarme, de recorrer una gran zona de venta de departamentos en la Condesa, regresé a casa destruido, con ganas de sentarme a ver una película. Entre mi colección encontré que recién había adquirido ‘La ladrona de libros’, un libro que también terminé de leer hace pocos días. No es malo el filme, es bastante bueno; sin embargo, como ya tenía la noción de la novela, el largometraje me quedó a deber. Se comieron preciados momentos o detalles del libro. Así que me uní a la frase de que el libro es mejor que la película.

La primera ventaja que tienen las obras literarias es la extensión, pues en 700 páginas puede agregar todos los detalles que se le antojen al autor. En cambio en las películas tienen un guion mucho más corto donde deben plasmar lo que más se pueda de la historia. Por ejemplo, en el libro antes mencionado hay detalles que encantan, como cuando el papá fuma, le guiña el ojo a su hija y aspectos así que en la película no los hacen notar. Pero se entiende, pues al ser una historia sin tanta acción, no pueden hacerla muy larga, pues los mexicanos no están acostumbrados al cine lento, quieren acción.

Un punto a favor que tienen los largometrajes es la capacidad de elegir a los actores que interpretarán a los personajes, pues en caso de hacer una gran elección y que agrade a los fanáticos, se ganarán el corazón de éstos. Así creo que le sucedió a Harry Potter, que he escuchado que le cortan gran parte de la historia, pero usar a Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint fue un hit. Lo que motiva a más personas a leer el libro después de ver las películas, pero su imaginación ya se verá coartada con crear en sus mentes a los personajes con la figura de estos actores.

Una novela puede ser muy lenta, extremadamente lenta, pero si está llena de suspenso provocará que el lector siga pendiente de los acontecimientos. En un filme si es muy lento, aburre, sobre todo porque la gente tiene que estar sentada todo el tiempo en un mismo lugar y lo que espera al comprar un boleto para el cine es divertirse, así que quieren acción. Por eso deben buscar la manera de adaptar la trama del libro a una historia que entretenga a los espectadores.