Directrices generales para la eliminación de manchas y el sellado de la piedra natural
Uncategorized

Directrices generales para la eliminación de manchas y el sellado de la piedra natural

Cuando pensamos en la piedra natural, esas hermosas cubiertas de mármol o pisos de granito es lo que vemos como lo más representativo.

Sin embargo, este material requiere de nuestro cuidado para lucir bien por muchos años por lo que es importante hacer lo siguiente si cuentas con piedra natural en casa:

  1. Retirar cualquier resto suelto.
  2. Secar los derrames; limpiando el área para evitar que se extienda el derrame.
  3. Lavar el área con agua corriente y jabón suave, enjuagando varias veces.
  4. Secar bien el área con un paño suave.
  5. Repetir según sea necesario.
  6. Si la mancha persiste o si hay problemas que parezcan demasiado difíciles de tratar, llama a un profesional de cuidado de piedras, instalador o especialista en restauración.

Ahora continuamos con una lista de lo debes y no debes hacer.

Lo que debes hacer:

  • Limpiar las superficies con detergente suave o jabón de piedra.
  • Enjuagar y secar completamente la superficie con agua limpia después del lavado.
  • Limpiar los derrames inmediatamente.
  • Proteger las superficies del piso con alfombras antideslizantes o alfombras de área y superficies de encimera con posavasos, mantas o manteles.

Lo que no debes hacer:

  • No usar vinagre, jugo de limón ni otros limpiadores que contengan ácidos sobre mármol, piedra caliza, travertino o superficies de ónix.
  • No utilizar limpiadores que contengan ácido como limpiadores de cuarto de baño, limpiadores de lechada o limpiadores de tina y baldosas.
  • No utilizar limpiadores abrasivos tales como productos de limpieza en seco o limpiadores blandos.
  • No mezclar blanqueador y amoníaco, esta combinación crea un gas tóxico y letal.
  • Nunca mezclar productos químicos juntos a menos que las instrucciones específicamente te indiquen que lo hagas.
  • No uses aspiradoras que estén gastadas. Los accesorios de metal o plástico o las ruedas pueden rayar la superficie de la piedra.

Uno de los recursos necesarios es el sellar la piedra natural, sin embargo, es necesario considerar varios factores antes de determinar si la piedra debe ser sellada:

  • ¿Cuál es la dureza, densidad y durabilidad de la piedra?
  • ¿Es porosa la piedra y qué tan rápido absorberá un líquido (también conocido como el coeficiente de absorción)?
  • ¿Se espera que la piedra esté en contacto frecuente con un agente de tinción?
  • ¿Qué tipo de acabado se aplicó a la superficie? Por ejemplo, una superficie pulida es más resistente a la tinción que una superficie porosa.
  • ¿El sellador afectará el color u otra estética de la piedra?
  • Si se aplicó una resina a la piedra, ¿cómo reaccionará el sellante con la resina?
  • ¿Dónde está situada la piedra (por ejemplo, encimera, piso, pared, vestíbulo, baño, etc.)? ¿Residencial o comercial?
  • ¿A qué tipo de programa de mantenimiento ha sido sometida la piedra?

El tipo de piedra, su acabado, su ubicación y cómo es su mantenimiento, es todo lo que hay que tener en cuenta al determinar cómo protegerla.

En algunos casos tiene sentido sellar la piedra. Una vez sellada correctamente, la piedra estará protegida contra la suciedad y los derrames cotidianos.

En otros casos, lo mejor es dejar la piedra sin tratar. Los selladores tópicos pueden alterar la textura de la superficie y el acabado, así como acumularse en la superficie, creando una capa que es menos duradera que la piedra misma.

Generalmente, los selladores tópicos no son recomendados en aplicaciones exteriores porque pueden atrapar la humedad dentro de la capa superior de la piedra, lo que puede conducir al deterioro de la superficie durante los ciclos de congelación/descongelación.