Uncategorized

Agosto es el Mes Nacional de la Calidad del Agua. Prepara tus etiquetas para este evento

En los últimos años se ha buscado festejar ya sea por día o mes algún aspecto importante, por ejemplo el día internacional del agua es el 22 de marzo, misma que se estableció en una conferencia de las Naciones Unidas y se viene festejando desde 1993.

La idea con este tipo de celebraciones es el concientizarnos sobre lo que se está celebrando. En este caso es el cuidado del agua.

Bajo esta situación, en otros lugares se ha extendido un poco más llegando a establecerse como un mes, como el mes de la Calidad del Agua que se festeja en agosto.

Y con todo esto ¿qué tienen que ver las etiquetas para botella de agua con agosto?

De acuerdo con Holiday Insights, además de ser el Mes Nacional del Golf (tiempo para perfeccionar tu swing), El Mes Nacional de Picnic (eah! cuidado con las hormigas y los mosquitos), el Mes de la Diversión Familiar (aprovecha al máximo estos días preciosos antes de que los niños vuelvan a Escuela), agosto es también mes nacional de la calidad del agua.

¿Por qué utilizar una etiqueta de calidad del agua?

Si vendes agua embotellada de una fuente no contaminada, no hay tiempo como el presente para declarar con orgullo este hecho por medio de una etiqueta de calidad en donde muestre tu producto de forma vibrante y profesional.

Después de todo, según una estadística de la Agencia de Protección Ambiental en los Estados Unidos citada por GoodSpeaks, una agencia de noticias sin fines de lucro, 4 de cada 10 vías navegables americanas tienen problemas con la calidad del agua.

Esto significa que para muchas personas, el acceso al agua no contaminada puede no ser tan fácil como ellos pensaban.

Ahora bien, si esto está pasando en un país de primer mundo con los recursos que tiene y destina a tales aspectos ¿qué resultados se obtendrían en tu país por ejemplo?

En el mío, México… las cosas no pintan nada bien, si bien las fuentes oficiales mencionan que el 92.0% de la población tiene acceso al servicio público de agua potable, dicho porcentaje disminuye dramáticamente cuando se considera su calidad.

Entonces, ¿de dónde proviene toda esta contaminación del agua, y cómo puedes educar al público sobre sus orígenes usando etiquetas resistentes al agua?

Los consumidores tienden a apuntar con el dedo hacia las fábricas y las plantas de fabricación y los grandes negocios, pero al menos parte de la culpa se encuentra más cerca de casa.

Una hoja informativa compilada por Clean Water Action enumera una serie de formas en que las personas pueden reducir la contaminación del agua que proviene de sus hogares. Entre las numerosas recomendaciones de la organización ambientalista fueron:

  • Orientación clara de los fertilizantes químicos y pesticidas.
  • Selección de productos domésticos no tóxicos.
  • Evitar jabones antibacterianos y limpiadores.

Si vendes productos no tóxicos, puedes apelar a la preocupación de los compradores por el medio ambiente, asegurándote de que saben cómo tus mercancías pueden ayudar a evitar la contaminación del agua en y alrededor de la zona que llaman casa.

Por supuesto, los productos de limpieza para el hogar y los productos para el baño y el cuerpo tienden a mojarse con cierta regularidad a lo largo de su vida útil.

Con esto en mente, es importante que los fabricantes inviertan en etiquetas resistentes al agua y a su vez que éstas no contaminen.

Mediante el despliegue de etiquetas y etiquetas duraderas, es fácil asegurar que la información impresa en el embalaje de los artículos permanezca tan nítida, brillante y legible como en el primer día.

Examina la selección de tus etiquetas para encontrar el ajuste perfecto para tu producto. Agosto ya puede estar a la mitad, pero la idea de contar con etiquetas de calidad se establecerá para el resto del mes y del año.